Hemos vuelto al ruedo. Notaran que el raconto que supone ser este blog, quedo en silencio alla por… Mayo. Me revoleo la vida. Me siento como cuando vas al mar y te pones a barrenar con cada ola ( si, a los 40 tambien) y viene cada tanto una de esas olas que te sacuden y te dejan con los pelos dados vueltas, arrastrando panza por el fondo del mar y con el traje de banio* en dudosas condiciones. Asi.
Los dias no paran de sucederse sin que yo pueda contarlos. Todo apurado, todo lleno de horarios y agendas. Adonde quedaron los placenteros momentos en los que uno se podia tomar unos mates tranqui. Mirar la nada. Dormir la siesta. Agarrar un libro.
No.
imposible.

Y eso me frustra.
Esa glorificacion al estar ” ocupado” me aturde. Porque uno no puede ser feliz sentado unas horas dibujando? Leyendo en pijama? Escuchando musica?
Podria echarle la culpa a mis hijos y sus infancias demandantes, pero para ser sincera ellos tambien reclaman calma.

No logro ese momento pachorra ni en los fines de semana. Claro que la cultura que nos rodea no contribuye. En Holanda pareciera que tienen todos hiperkinesis, ADD, ADHD… alguno de todos esos.

Quedense quietos por favooooorrrr! Porque tiene que estar cada hora del dia planificada y ocupada con alguna actividad!!!
Marido es uno del estilo. No puede estar sentado. Y entonces yo no puedo quedarme sentada porque me da cargo de consciencia que, mientras que yo sigo en pijama con el e- reader y el termo para todos lados; el tipo esta cortando el pasto, lijando ventanas, pasando la aspiradora, podando arboles y baniando al perro. Paraaaaaa loco. Dejame disfrutar. Quedate quieto!

No.
Se lo he dicho. Calmate. Espera. Pero el dice que no le molesta. Que evidentemente el problema es mio porque no se lidiar con mi propia vagancia y sus implicaciones morales.
Es cierto. Pero ayudaria a mi disfrute que el no estuviera transpirando la gota gorda afuera mientras yo me acurruco en el sillon. Egoista lo de el.

Asi es que se pasaron los meses y despues vinieron las vacaciones y volvimos de las vacaciones y asi al toque  empezaron las clases y ya esta. Volvimos a estar pedaleando en esta rueda llamada rutina. Y me reclama la agenda y yo no tengo ganas.

Esperemos esto sea temporario.La falta de ganas digo. O me tapa el agua porque no hay manera de hacer siestas aca. Y menos si uno pretende tener un Taller de Ceramica funcionando.

Para ser sincera, si de mi dependieran todas esas actividades y tareas hogarenias que conllevan el ser propietario de una casa con jardin amplio (queres jardin, corta el pasto…); o ser madre ponele…viviriamos entre la maleza y con los hijos en deplorable estado. Agradezco la presencia del hiperkinetico.

Necesitaria un psicologo yo nomas para poder lidiar con mi culpa.

*se me fueron los acentos y la enies. En breve retornaremos a la castilla tradicional.

 

Advertisements