Volvieron amigos. Se ve que les gusta leer sobre la tragedia del loco post-moderno.
En el post anterior, traté de presentarles mi situación al momento de anotarme y empezar el curso sobre “demitificación de lo Mindfull”. Convengamos que si una Universidad se toma el trabajo de pedirle a un Dr en Psicología que se arme de valor y se mande un curso, es porque no era yo nomas la única que tenía miles de preconceptos antes de empezar el curso. “Que no hay justificación científica, que es todo muy light; la nueva “new age”; mucha forma y marketing pero poco contenido; es para vender revistas, etc*”. Sola no estaba porque es a sala llena.

Como primer paso se le pide a los asistentes que le cuenten a familiares y amigos que estamos haciendo este curso. Para que nos acompañen, y den soporte emocional en la búsqueda de una vida mas mindful. Yo llegué a casa y le comenté a mi marido que tiene un doctorado en “No me rompan las bolas con boludeces y ponganse a hacer algo” de la Universidad de Cínicos & Pragmáticos.

Se me rió.

Un poco.

Me entiende el momento porque basicamente somos los dos los que estamos pasados de rosca, solo que el busca alternativas en otros lugares (andar en bicicleta y llenarse de barro, pintar acuarelas, sacar fotos, etc). Esto de meditar y estar mas presente y consciente de uno mismo y lo que lo rodea “no le llama”. Por lo menos no de ésta manera.

El curso empieza con un primer módulo sobre los prejuicios. Sobre como el mote “espiritualidad” puede hacer que muchos -que no se consideran personas “espirituales”- sientan rechazo. O incluso que se lo relacione con el budismo (de donde salen muchas prácticas que conforman el fondo filosófico de Mindfulness) y que espante a los que, como yo, poco buscamos en la religión. Muy entretenido porque me vi reflejada en casi todos los prejuicios. A todo ésto, casi 6 horas de curso y yo todavía sin  una definición de qué es Mindfulness. Hasta no tengo claro si es Mindful o mindfull. Lo veo escrito de todas formas.
Yo necesito claridad. Necesito conceptos claros. No me podés decir que ésto tiene justificación científica pero que qué significa Mindfulness es subjetivo. Significa algo distinto para cada uno. No, asi no hay paradigma que aguante, che. Pero no cunda el pánico que, en una manera muy revolucionaria de ordenar un curso, las definiciones y conceptos relevantes vienen en el módulo 2! Aguanten!

Para finalizar el primero, se hace una introducción a la meditación. Práctica que no es específica de lo mindful, pero que se toma de prestado e incluye en la ensalada filosófica que conforma el soporte de ésta corriente. Se recomienda (como la yoga o el pilates) para enriquecer la vida vivida Mindful-mente (que sabremos que es mas adelante).
Hay varios audios que uno elige, escucha y sigue las instrucciones.

Para hacer este tipo de audios siempre eligen a gente con voces de lo mas irritantes. Y hablan susurrando y sereno… y lento. Pausado. Y suena la campanita y a mi los niveles de ansiedad me suben a 1000 millones.

A ver… yo se que los momentos de silencio y calma; de vaciar la cabeza y estar.. solamente estar… ayudan. No importa en que creas o qué no creas. Ayuda. Relajarse siempre va a ayudar. Incluso estudios neurológicos sugieren tener momentos de “nada” durante la jornada laboral porque asi descansa la capocha (en latinolandia implementamos “la sagrada siesta” que sería un buen equivalente. En este norte del mundo la siesta nonesssiiste).

  La cuestión es que no todo el mundo está en condiciones inmediatas de relajarse, porque para poder hacer eso uno tiene que tener la cabeza tranquila, no yendo a diez mil por hora o haciendo listas mentales. En vez de un body scan, haces un scan de las miles de cosas que te esperan para hacer cuando te levantes de la colchoneta.
Por lo tanto creo que es un aprendizaje. No es automático. Es algo que implica constancia y disciplina… e intención. A mi, por el momento, me está resultando mas fácil escribir un ensayo en Holandés sobre lo difícil que me resulta meditar; que meditar en si mismo (te juro que lo hice). No creo que nadie que esté en el medio de un torbellino, pueda agarrar y estar 20 minutos haciendo un body-scan mental asi de un día para el otro. Lleva su tiempo. Y para dedicarle tiempo al aprendizaje uno tambien debe tener determinado grado de convencimiento de que realmente vale la pena. Sino no funciona. Me pregunto si se ha probado ésto de la meditación en cerebros que de por si son inquietos y cual es la data al respecto.

Bien, he sacado disciplina de no se donde y me he propuesto por lo menos intentarlo una semana a esto de meditar. Todavía no me sale porque a mi me das silencio y una colchoneta y me acuesto y empiezo a divagar. Y se supone que uno debería “invitar” a sus pensamientos a volver al ahora, aqui, en la colchoneta… tu dedo meñique. Me cuesta. Mucho. Hablé con el Dr en Psico que da el curso, y me dijo que seee… años toma tener control absoluto de esta cuestión (imaginaros monje tibetano toda la vida encerrado sentado de patas cruzadas, comiendo arroz –sin manteca ni queso). Pero es un paso importante si uno en medio de una sesión de meditación se da cuenta que está boludeando y es capaz de volver la mente a la pantorrilla. Eso es un adelanto.

Estoy en camino muchachos.
De todas maneras me doy cuenta de que si, el silencio a mi me ayuda. A mi mucho ruido me jode muchísimo. Pero esa paz la consigo cuando salgo a caminar. O cuando me pongo a dibujar. [La cuestión es cuando el ponerse a dibujar se convirtió en tu trabajo y entonces ahora tenés deadlines y entregas y clientes. Hay veces que no me llevo muy bien con las opiniones de los clientes… tipo… “aaaah y pense que ese naranja era mas…naranja”. What?]

Normalemente creo que ya hubiera tirado la chancleta pero estoy en esta cosa de querer mejorarme a mi misma y ser mas pluralista (aunque con límites… cualquier boludez no). Asi que sigo. Se vienen las influencias filosóficas en el módulo 3 y ya vi Zen y Confucio, Daoismo, Estoicismo…

Mi marido se me sigue riendo. Pero admira mi tenacidad. Una fuente de sarcasmo el tipo…
Ya se aburrieron??

*habría que plantearse tambien porque tanta desorientación filosófica y espiritual en la población. Por que es evidentemente un tema que ayuda a vender revistas a gente que desesperadamente busca alternativas y respuestas al vacío.

Advertisements